¿Por qué se separaron Ethereum y Ethereum Classic?

Ethereum inició un proyecto revolucionario el cual buscaría dar ser una extensión a Bitcoin, ¿pero por qué se separó en dos?

Ethereum trajo al mundo los famosos contratos inteligentes los cuales han sido aprovechados por un sin fin de Dapps o aplicaciones descentralizadas las cuales se pueden montar en el protocolo y arquitectura Ethereum para funcionar sin requerir permiso de nadie.

El momento precursor al rompimiento de la comunidad Ethereum fue la ‘DAO’ o la organización autónoma descentralizada por sus siglas en inglés . El DAO esencialmente es un fondo de capital descentralizado diseñada para funcionar como un Dapp en el ecosistema Ethereum. La idea era que los inversionistas y fondeadores de la DAO escogieran los proyectos en los cuales se invertiría. Mediante tokens o criptomonedas de la DAO (DAO tokens), democráticamente se realizaría dicha votación.

En el primer mes de la formación de la DAO recaudó $150 millones de dólares en ether, la moneda nativa del protocolo ethereum.

Inversionistas que quisieran salir de la DAO tenían acceso a una opción llamada la ‘función de salida’ la cual entregaría al inversionista su inversión con su respectivo retorno.

En su apogeo, la DAO exponía problemas de seguridad serios, sobre todo al albergar tan cantidad de recursos. La estructura, particularmente la función de salida era particularmente vulnerable, tanto que en junio 17 de 2016, una persona o grupo de personas logró robar $50 millones de dólares explotando las debilidades del sistema. Algunas personas lo reconocen como un hackeo pero el llamarlo así sobreestimaría la dificultad y proeza necesaria para irrumpir en esta plataforma tan pobremente custodiada.

En otras palabras, el sistema pudo haber sido ‘hackeado’ por cualquiera con habilidades básicas de informática. Lo que esta persona, o grupo de personas hicieron es aprovechar la función de salida, la cual permite a un inversionista intercambiar sus tokens DAO por ether. La diferencia fue que se modificó la función de manera recursiva lo cual permitía repetir la operación muchas veces con los mismos tokens DAO antes de que se registrara la operación formalmente resultando en una manipulación estratosférica de la tasa de cambio de tokens DAO por ethers.

Para darnos una idea de lo vulnerable que era la función de salida ésta podía, mediante la función recursiva, ejecutarse sin parar hasta que una tercera parte de la totalidad del fondo fuera retirado.

En su momento la DAO tenía una cantidad inmensa de ethers (14% de la totalidad de ethers en existencia).

Ante la mala publicidad y la posibilidad de que el sistema Ethereum entero se viniera abajo ante esta eventualidad se decidió por llevarse a cabo un controversial ‘hard fork’ o bifurcación. Era la primera vez que se manipulaba una Blockchain que se vendía como inalterable, incensurable e incorruptible por nada ni nadie.

De esta manera los mineros o procesadores de la red Ethereum tendrían que decidir de manera individual si se mantendrían trabajando en el Blockchain tal cual estaba, incluyendo la transferencia de los fondos robados, o si literal regresaban en el tiempo y retomaban el trabajo sobre el Blockchain Ethereum varios bloques anteriores efectivamente borrando de la cronología el robo.

Dicha dinámica dividió a la comunidad Ethereum y de su Blockchain resultaron dos: Ethereum Classic, aquella que no cambiaría nada, seguiría el curso de su historia y eventos previos sin alteraciones algunas y Ethereum, aquella que borraba de la historia una serie de bloques y reiniciaba transacciones y el proceso de la minería en un bloque previo, prácticamente regresando en el tiempo.

El fork de Ethereum no sólo causó una división en la tecnología sino también en la filosofía del proyecto. Aquellos que apoyaban la iniciativa por ser inalterable y descentralizada apoyó a Ethereum Classic mientras que aquellos que apoyaron a Ethereum y el fork buscaban mantener la supervivencia y la confianza de la comunidad Ethereum.

Leave A Comment

Name
Email
Comment